• Bolivia nació sin Mar

    El Libro Azul del Estado boliviano, publicado el año 2004 y el Libro del Mar, promulgado 10 años después, el año 2014, en el contexto de la campaña comunicacional en apoyo a la demanda contra Chile ante la CIJ, sostienen textualmente en su introducción:

    “…En 1825 Bolivia nació a la vida independiente con un territorio que incluía 400 kilómetros de costa sobre el océano Pacífico…”
    Esta afirmación es –simplemente– falsa.

    Se pretexta en ambos textos, a continuación de la citada aseveración, infundados títulos históricos que se extenderían desde la época precolombina, títulos que sólo se sostienen en afirmaciones descriptivas sobre el natural y obvio acceso al océano Pacífico que ejercieron las naciones originarias.

    Dos pruebas históricas, al menos, desmienten el nacimiento del Estado boliviano con un litoral soberano.

    El primero; Bolivia nació a la vida independiente el 6 de agosto de 1825. Su primera Constitución Política fue promulgada por su primer presidente, el General Antonio José de Sucre, el 19 de noviembre de 1826. Dicha carta magna, fue propuesta por el libertador Simón Bolivar al Congreso Constituyente de la naciente República, acompañada de una proclama –emitida el 25 de mayo de 1826, por el mismo libertador desde Lima– en su título 1º “De la Nación”; capítulo 2º “Del Territorio”; artículo 3º; se consigna la división administrativa del naciente Estado boliviano; que señala:
    “…El territorio de la República boliviana comprende los departamentos de Potosí; La Paz; Santa Cruz; Cochabamba y Oruro…”
    El departamento “Del Litoral” no existe a esa fecha.

    Sólo después del Tratado de 1866, que estableció la frontera chileno–boliviana en el paralelo 24º de latitud sur, con un área de intereses comunes entre los paralelos 23º y 25º; el gobierno boliviano del presidente Mariano Melgarejo crea el 2 de enero de 1867 el departamento “Del Litoral”; 42 años después de la creación de Bolivia y como una consecuencia del tratado limítrofe con Chile.
    El segundo argumento histórico, que refuta la afirmación boliviana, lo encontramos en el manifiesto del general Andrés de Santa Cruz, de 26 de enero de 1840, difundido en Quito después de ser depuesto de su cargo de Protector de la Confederación y Presidente de Bolivia, a consecuencia de la victoria de Chile en la guerra. En este, Santa Cruz explica su política y señala textualmente:
    “…Bolivia, alejada por todas partes del mar, no podrá hacer grandes progresos en su comercio y en su industria, ni aún en la carrera de la civilización… para remediar este gran defecto me decidí a proteger con todos los esfuerzos del gobierno la caleta de Cobija, de que tan sólo puede disponer Bolivia por efecto de una viciosa demarcación territorial…”

    Así entonces, una Bolivia mediterránea en su origen, descrita nada menos que por el Mariscal de Zepita 15 años después de su creación como Estado, así como la división administrativa prevista en su primera constitución política, da cuenta esclarecedora del extravío de origen en la tesis boliviana.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *